Skip to content

La Comunicación Interna en las empresas del Siglo XXI

30 septiembre 2009
tags:

Por Abraham Guevara

Comunicar información y conocimientos

La comunicación entre los seres humanos siempre ha sido la base fundamental del desarrollo mismo de la civilización tal como la conocemos. Al facilitar dicha comunicación dentro de cualquier contexto como por ejemplo en el ambiente laboral de forma natural en un clima ético y de libertad, entonces, se habrá implementado la base para una sana gestión empresarial.

Siempre ha existido la necesidad práctica de motivar a los empleados profesionales y no profesionales para alcanzar las metas de producción. Para alcanzar este objetivo, la dirección, tradicionalmente, ha centrado sus esfuerzos comunicacionales en lo que se llama comunicación descendente (de arriba abajo). Sin embargo, la complejidad de las relaciones humanas modernas no ha sido percibida como algo fundamental para la buena gestión sino hasta hace bien poco. Las empresas han buscado diferentes perfiles curriculares en sus gerentes que aseguren la función comunicacional de manera bien definida además de los conocimientos que apoyan al cargo. Así, las empresas han ido resolviendo un problema inherente a todo grupo humano con la esperanza de lograr más liderazgo, de lograr mejor comunicación y aumentar o al menos mantener la productividad.

Ahora nos enfrentamos a una nueva etapa donde la sociedad del conocimiento impone sus reglas y genera necesidades nuevas relacionadas con la comunicación; con una nueva manera de comunicarse.

Es imprescindible estar consciente de lo fundamental de una estrategia comunicacional en la organización. Esta estrategia o programa comunicacional estaría basado en el conocimiento compartido y en la transferencia de información que son requeridos o demandados por las nuevas organizaciones y las personas que las construyen..

Preparar el entorno socio-laboral para la integración de elementos de comunicación interna en la actividad cotidiana, con un soporte tecnológico adecuado a los objetivos, y flanqueado desde los más altos niveles de la Dirección es la premisa básica que soporta esta nueva comunicación con resultados prácticos e inmediatos en la productividad de la empresa, en la satisfacción del cliente lo que la hace adecuarse al cambio de época..

Algo de Teoría

En un principio, lo que había era comunicación oral y que aún persiste en las Asambleas, Congresos, y parlamentos democráticos actuales así como persistió en la Atenas del siglo V a.c. Inmediatamente, surgió la necesidad de añadir a esta forma oral otras formas de comunicación que se complementan con la palabra escrita (piedra-cincel, papel-tinta, pantalla de cine-proyectores, cintas-grabador de sonidos, monitor-teclado y dentro de este último: teléfono celular –voz-mensajes de texto, dispositivos para libros electrónicos y otros) todos canales impensables hasta tan sólo unas décadas.
Ahora, vayamos al mundo empresarial moderno donde la comunicación interna está altamente correlacionada con la productividad. Es hasta pasada la segunda mitad del siglo XX cuando las organizaciones comienzan a plantearse que la transmisión de instrucciones (comunicación descendente) no era suficiente. Evidencia de ello es el aumento de la presencia sindical con un marco de relaciones socio-laborales más favorable al trabajador, el aumento de la formación académica de los empleados, una mayor conciencia por parte de las organizaciones de lo que supone la inversión en formar a su personal y, finalmente, en los nuevos valores y creencias que evolucionan hasta un nuevo paradigma directivo..

Las causas sociales y las causas provocadas por la inventiva moderna (dispositivos para la comunicación-TC-), también, obligan que la nueva etapa, en la comunicación interna de las empresas, estaría encaminada a controlar y predecir las acciones de un modo planificado y dirigido de antemano y que a la vez debe integrarse con el punto de vista psicosocial, según el cual nuestras experiencias previas, creencias personales, motivación y expectativas, tienen vital importancia a la hora de construir nuestro propio conocimiento, lo que se traduce en que el conocimiento se construye desde el interior de cada individuo. Esto es especialmente importante cuando tratamos la relación enseñanza-aprendizaje más allá de aspectos concretos, y lo trasladamos a las actitudes que buscan que el empleado se convierta en un elemento aún más responsable dentro de la cadena productiva.
Desde luego, en una organización se generan cantidades de mensajes iguales en forma y contenido que se repiten una y otra vez pero que al mismo tiempo configuran un modo propio de hacer las cosas en cada empresa. Entonces y como es obvio, la organización no puede existir sin comunicación y la comunicación no puede suceder sin la existencia de mensajes, sean estos verbales o no. Entonces, debemos hacer un análisis de la comunicación interna donde el mensaje se constituye en el eje central de la comunicación organizacional..

Conclusión

Desarrollar una estrategia comunicacional basada en el mensaje y como este fluye dentro de la organización, qué efectos genera, por qué y cómo se genera, dónde comienza, dónde termina, cómo se debe interpretar, quién lo debe interpretar es necesario para poder encarar el cambio de época y encajar nuestras empresas dentro del nuevo paradigma organizacional del siglo XXI..

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: